4 formas de arruinar tu dieta

Es posible que el título te parezca un tanto extraño. ¿Cuándo habías visto un artículo dónde te digan cómo arruinar tu dieta? Seguramente en ninguna ocasión. Cuando queremos conseguir algún objetivo en particular, siempre buscamos consejos que nos digan cómo lograrlo. Que nos den el procedimiento paso a paso de qué es lo que necesitamos hacer.

Sin embargo, tener otro tipo de perspectivas ayudan a que ganemos más conocimiento y que ampliemos el panorama de lo que es posible. Una de estas perspectivas es la información que te dice lo que tienes que hacer para no lograr tu objetivo (en este caso bajar de peso). En base a esto, hacemos lo más normal: evitar a toda costa estos consejos o hacer lo contrario.

Así que, aquí te van 4 formas de ARRUINAR tu dieta por completo

1. No controlar la ansiedad

Si cuando no estamos a dieta es difícil controlar nuestros deseos por comer lo que sea, ¡cuando estamos a dieta es mucho más complicado! Imagina estar comiendo vegetales, alimentos integrales y todo tipo de comidas dietéticas que no son de nuestro agrado, la ansiedad por comer alimentos “chatarra” aumenta mucho.

Aunque nuestro mayor deseo sea bajar de peso, en el momento que tenemos un antojo, nos olvidamos de todo y solo nos enfocamos en conseguir ese alimento. Si lo que quieres es arruinar por completo tu dieta, ¡no controles tu ansiedad! Olvida que estás a dieta y disfruta cualquier comida que quieras, al fin, después lo quemas con tu ejercicio del día siguiente.

Cómo solucionarlo: Siendo más serios, para evitar este tipo de escenarios, es muy importante que controles tu ansiedad por consumir comida chatarra. Cuando tengas antojo y sientas que es inevitable romper la dieta, piensa en cómo te sentirás media hora después de comer esa pizza, hamburguesa, chocolate o vaso de refresco. Visualiza muy bien los sentimientos que tendrás y cómo te sentirás.

Seguramente la culpabilidad, arrepentimiento y falta de motivación sea lo que más te imaginaste. Trata de hacer esa visualización lo más posible, hasta que sea tal el sentimiento que no quieras consumir ese alimento porque sabrás como te sentirás.

Es mucho mejor tener ese sentimiento de saber que estás cumpliendo tu dieta todo el tiempo que tener placer instantáneo por unos momentos pero culpabilidad después

2. Tomar bebidas con azúcar

Cuando estamos en una dieta, nos especifican muy bien lo que debemos dejar de comer. ¿Pero qué hay de las bebidas? Una gran forma de no poder bajar de peso es beber líquidos con grandes cantidades de azúcar. Comemos vegetales, frutas, fibra y de más pero tomamos jugos, refrescos, té o café.

De nada sirve comer bien si tus bebidas no son igualmente nutritivas.

Cómo solucionarlo: tomas más agua. Así de simple. Límita al máximo el consumo de refrescos (aunque sea de dieta), jugos embotellados (juegos naturales está bien), café con azúcar o cualquier otro tipo de bebidas con azúcar.

El azúcar es un ingrediente que va totalmente en contra de la pérdida de peso.

3. No medir bien las porciones

Quizá estás comiendo muy bien, cumpliendo tu dieta al 100% sin consumir alimentos chatarra. Sin embargo, sigues sin ver esos resultados que tanto deseas. ¿Qué está pasando?

¡No controlas tus porciones! Arruinar tu dieta es simple, come todo lo que puedas, sin importar el alimento que sea.

Cómo solucionarlo: No hay que caer en la trampa de pensar que podemos comer más solo porque son alimentos nutritivos. Es muy importante controlar todas la cantidad y al mismo tiempo cuidar la calidad. La combinación perfecta para bajar de peso.

4. Falta de motivación

Te levantas por la mañana, sabes que debes hacer ejercicio y te dices a ti mismo: “Mejor mañana lo hago”. Repite esto todos los días para nunca bajar de peso
Cómo solucionarlo: Ten metas claras y específicas. Siempre ten alguna razón u objetivo que te motive todos los días a seguir adelante. “Quiero bajar de peso para mejorar mi apariencia” está bien, pero es mucho mejor tener un objetivo mucho más específico. Por ejemplo “Quiero bajar de peso para poder usar mi bikini sin pena en las próximas vacaciones”. ¿Qué te motiva más, el primero o segundo? Claro, la segunda opción.

Muchísimas personas siguen estos consejos y arruinan su dieta todos los días. Ahora es momento de que analices tu situación y te preguntes a ti mismo si este es tu caso. Si lo es, ya compartí contigo cómo solucionarlo. Si estás por iniciar alguna dieta, asegúrate de no cometer estos errores.

Cerrar menú