Razones por las que no puedes perder peso rápido

La sociedad moderna ha evolucionado a pasos agigantados con tanta tecnología y nuevos avances que han surgido en los últimos años. Una de las consecuencias más grandes que todos estos cambios han provocado es que todos buscan resultados inmediatos. Nadie tiene la paciencia suficiente para enfocarse al largo plazo.
Esto es lo que pasa cuando alguien quiere bajar de peso, lo quiere hacer de forma instantánea tomando esa pastilla “mágica” en la noche, irse a dormir y en la mañana amanecer flacos y con una gran figura. El mayor deseo de todos que desafortunadamente no es posible – a menos que alguien haga realidad esta mágica pastilla – .

Lo más importante al momento de querer bajar de peso es afrontar la situación con una buena mentalidad. Si pensamos que en un par de días ya veremos resultados positivos, va a ser muy complicado lograrlo. Hay que tener una mayor visión a largo plazo y asimilar que los resultados deseados pueden comenzar a verse en 2 o 3 semanas o hasta un poco más, dependiendo de tu situación.

Sé que esto puede ser difícil de asimilar, en especial si lo que buscabas es una solución “mágica” al sobrepeso u obesidad. Sin embargo, no hay porque desanimarse, ya que bajar de peso rápido es posible siempre y cuando asimilemos el término “rápido” de la forma correcta.

Si te enfocas en quemar más calorías de las que consumes, estarás en el camino correcto para bajar de peso en mucho menos tiempo de lo que crees. Además de esto, es necesaria una buena alimentación y ejercicio regular.

Si crees que tienes que estar comiendo pura sopa o caldo de pollo por 2 semanas o hacer una dieta de puras manzanas o arroz para poder bajar de peso, descansa tranquilo porque esto no es necesario. De hecho, estas dietas lo que hacen es desnivelar el cuerpo en todos los aspectos y muchas veces, cuando se regresa a una alimentación normal, puede haber un rebote muy fuerte, provocando que ganes aún más peso.

Mejor come de todo siempre y cuando sea nutritivo. Tampoco necesitas dejar al 100% esos alimentos que tanto disfrutas pero que al consumirlos sientes culpabilidad. Las pizzas, hamburguesas, tacos o papas fritas pueden ser parte de tu dieta pero de forma muy limitada, yo te recomendaría máximo una vez a la semana darte un día para poder comer esos alimentos. De esta forma bajas la ansiedad y es más fácil cumplir los demás días con una buena alimentación.

La mentalidad con la que asumes el reto de bajar de peso juega un papel fundamental en tu éxito o fracaso. Si lo afrontas con una buena mentalidad, ten por seguro que lograrás tu objetivo, si no, lo más probable es que fracases y esos kilos extra permanezcan ahí.

Uno de los pilares de una mentalidad con éxito es tener enfoque a largo plazo y saber muy bien que no es posible bajar de peso y conseguir esa figura perfecta de un día para el otro. Al contrario, se necesita paciencia y perseverancia. Pero OJO, esto no significa que para bajar de peso tengas que hacer 5 horas de ejercicio al día y comer puros alimentos integrales que saben muy mal, tampoco es tan complicado.

Se trata de moderar, no de eliminar las comidas prohibidas. Es muy posible bajar de peso en unas semanas, sé realista, enfócate en tus objetivos e implementa todos los tips y consejos que aprendes en este blog.

Cerrar menú